Llevame arriba
  • Editorial: Acercándonos
  • Temática: Música
  • ISBN: 978-987-1750-21-4

Rivero al sur

Jorge Alberto González

$5.500,00

10% Descuento Pago por transferencia


Envíos a domicilio

Retiro personal

Sinopsis:

Muy pocos géneros musicales son tan ricos como el Tango en cuanto a sus cultores, vale decir, músicos, cantores, autores, bailarines, poetas, recitadores, empresarios y seguidores que han superado ya los cien años de vigencia sin perder la autoridad de su cometido: ser testigos, cronistas de su época, narrando fielmente hábitos, cambios económicos, políticos, sociales, culturales, integrándose a la historia de un pueblo que siempre encontró en el Tango una agenda que actúa como recordatorio de sus máximos hechos que jalonaron su devenir histórico. Y entre los máximos protagonistas el autor de este libro, ha seleccionado justicieramente a Don Edmundo Leonel Rivero, un cantor nacional, título que muy pocos pueden ostentar teniendo en cuenta las exigencias del escalafón tanguero. Porque la figura de Rivero no se detuvo solamente en su condición de cantor, sino que fue compositor, concertista de guitarra, investigador del lunfardo, a lo que podríamos agregar, resumiendo, un hombre de la cultura, tanto que en su extensa trayectoria artística, cabe señalar su etapa como payador como así también su  relación con Don Jorge Luis Borges del que grabara su estupenda obra “El Tango” acompañado nada menos que por Don  Astor Piazzolla. En resumen, “RIVERO AL SUR”,constituyendo una intención, una visita obligada a la trayectoria de Don Edmundo Leonel Rivero, representante de una estirpe artística tan inspirada como digna.


“Bueno, no voy a decir que soy un tipo lindo. La napia siempre me anduvo delante de los pies, el mentón tirando a prominente. Cuando me inicié en esto de darle voz al Tango no era necesario ser un galancete: por el contrario, entonces se apreciaba el porte de varón. Tampoco digo que por ser fiero uno es más macho o mejor cantor. Hoy me veo y pienso que detrás de cada arruga hay una historia, entonces la vida “no es una herida absurda…”. Ahora miro de nuevo las fotografías y creo que he vivido con coherencia, que siempre he ido de frente. Antes nadie dudaba de este concepto, no significaba una virtud especial, ni ser decente era una cosa notable, era lo que todo hombre debía ser. Hoy día, parece un tipo fuera de lo común aquél que encara las cosas de la vida con honestidad.

Cuando los años van echando plomo en los hombros, uno no puede evitar recordar otras épocas. Era bueno aquello de andar por los pueblitos guitarra en mano, recorrer el país de una punta a la otra. Ha sido un largo camino y he sido fiel a un estilo y una idea de ser…” Edmundo Rivero.

Tango Música argentina Buenos Aires Gardel Dos por cuatro Pichuco

Te puede interesar