El eternauta

Héctor Oesterheld y Francisco Solano López